sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

Diálogos vespertinos

28 de junio. Vuelvo a la poesía para recuperar la bruma. ____ “Leo para agazaparme…

0 Shares