Día 15.

Que el dia de la luna nueva te regalen la apertura de una flor furiosa de color. Que el día de la luna nueva te regalen una metáfora: las ramas de la rosa china nacen de la base y se diversifican a medida que crecen. 
*
Andrés habló sobre la escritura. Surgieron palabras como fragilidad, intimidad poética, contraste, alteridad y asombro semántico. Surgió también la casa, y su correspondencia con quien escribe y la habita (o viceversa). Él dijo: “que la escritura sea ese elástico que se va moldeando a la situación, a la circunstancia.” Inevitablemente, además, el misterio de la escritura. La fascinación de los primeros matices, el no-lugar, el paisaje no-leído. Este ser testigos, dar un sentido y asumir los pedazos. La aceptación de que la ficción dice que lo que muchas veces la realidad no puede, y de que el lenguaje es más fuerte que uno.
*
El invierno envía un susurro desde el sur del sur. Escucho una canción cercana, busco cobijo. Suena L. llenando La Casa de polvo azul dorado. Me asalta la inesperada sensación tierna de que esto no podría ser de otra manera. Este presente es el único que existirá jamás, pero no el único que recuerde. Mi memoria todo lo modifica. Súbito el manto de la poesía que va más allá de lo bello: la poesía de la transformación.
*
Que lo inevitable me encuentre.
Que lo sienta todo con el furor de una flor furiosa de color.
Mi luna de agua se abre. 

Esta entrada del diario pertenece al desafío “30 días de escritura” de Maitena Caimán.
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos