«El ritmo de las plantas es lento: crece con paciencia y amor.»
Clarice Lispector (Descubrimientos, Adriana Hidalgo Editora, 2010)


Día 10.

Suenan las mismas canciones de ayer. La voz de Pucho atraviesa el Atlántico con rebeldía y furor. La grieta. El cuento enredado en la garganta. Los mapas. Un día en el mundo.
Temprano en la mañana escuchaba a Andrés Neuman decir: “somos un cruce nervioso entre lo que recordamos, lo que creemos que va a pasar o tememos que pasará y este presente que se está acabando.
Esta intersección: pequeña selva de mí. Las plantas resisten la oscuridad y el espacio acotado. También yo.
Una palabra puede modificarlo todo. No “un refugio de la oscuridad” sino “un refugio EN…
El milagro de hoy puede ser tan simple como decidir estar en paz conmigo misma.

Esta entrada del diario pertenece al desafío “30 días de escritura” de Maitena Caimán.
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos