7 de febrero de 2018. Miércoles. Alrededor de las 9pm

Paul dijo que parecía desprendida de un film italiano de los años ’40. Me pareció dulce.
Quise mirarme con sus ojos.
¿En dónde la sensualidad que se nombra? Quizás el azul sea mi color, pero “rouge” sea mi nombre; mi verdadero nombre.
Experimentación poética: mirarme en el espejo, desnuda. Reconocer mi cuerpo. Reconocer-me. El conocimiento como elogio erótico. Mi luna de agua aguarda la próxima marea.
Coloco mis manos sobre la cintura con aires de intimidad sobre el rostro. Indiscreción: hoy me sentí hermosa. 8 de febrero de 2018. Jueves. 11am.

Imagen: melisica.com
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos