El pájaro azul
Los fuegos del fuego
La voluntad de morir
El dolor azul oscuro casi negro
El Ave Fénix
El existencialismo de Sartre
El surrealismo y la memoria iluminada
La mirada del lobo
La mirada del lobo
La mirada del lobo

La diosa que me habla de la luna

Las voces de puentes, de Sena, de libros
El color de la casa, del parque y la playa
Los ojos del niño
La nostalgia de buhardilla
El Café de Flore y las flores que me habitan
Julio y el mar
Frusciante y el mar
Anaïs y el mar de sensaciones

La diosa que me habla de la luna

El océano en mi vientre
La energía femenina
La romántica incurable
Los diálogos de amor con las ciudades
El renacimiento del fuego
El viento que nace del sur
El corazón que quema
El corazón que late
El corazón que renace del fuego

La diosa

La diosa que me habla de la luna
La diosa que me habla de los mares
La diosa que me habla de los cielos
La sirena
El canto de sirena
que me viste de azul.

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos