#THEEDGE: Vengo

*
El árbol ha ejercido una condena.
Ya
No
Más.
Daré vuelta la página para escribir mi propia historia.
La gitana y la perra vagabunda comulgan en una misma dirección:
Mía.
Te diré un secreto para no enfermar:
Por momentos se me olvida cómo era el rostro de mi madre.
El árbol.

Levantarme las raíces.
Levantarme el vestido.
Levitar de los prejuicios.
He oído el susurro ancestral
Y libero un secreto para no contaminarme:
Siento tristeza por la historia de mi abuela.
Siento tristeza por la historia de mi abuelo.
Siento tristeza por la sequía de amor.
Y aun así me abro
Y en la cima del árbol,
de un tiempo a esta parte,
Libero mi aullido
Y agradezco la vida.
Gratitud,
Había olvidado cuánto me gusta esta palabra,
Había olvidado mirar el ocaso,
Había olvidado escuchar el rumor
Del viento
Del latido
Del sol cuando se esconde o se levanta el vestido.
Nadie me comprende,
sólo el bosque y el río.
Escribe Papusza,
Que significa muñeca,
Que significa coraje,
Que significa poesía.
Soy el momento que elijo ser
En este momento.
Confieso un secreto,
Y me abro,
Y en la cima del árbol
Me animo a gestar mi verdad:

Escribo la sangre 
Escribo las ramas de ancestros y los bosques en llamas a las tres de la mañana. 
Escribo el deseo de amor
Vengo.
Imagen vía anormalmag.com
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos