I.
Dice el Tao: sólo un cuenco vacío puede llenarse“. Reconocerse vacía no es fácil. He dado a luz a un hijo de papel que he pronunciado con tinta corrida; he expulsado la luz y ahora me toca volver a la sombra por un tiempo para gestar un nuevo libro, o quizás para dejar que mis entrañas lluevan nostalgia por la ausencia de este embarazo-12-meses.
II.
Ayer el temblor corrió por dentro, porque decidió resguardarse en forma revertida, en mi propia oscuridad (‘…into the dark’ dice la canción que me acompaña desde los 17 años)” – escribía el día después. He aprendido a perecer ante mis propias conmociones naturales y he vuelto a construirme. He resucitado a partir de un manojo de palabras sanguíneas con Norte de papel.
III.
El tiempo ya no se mide con agujas sino con sintonías: escribiré una partitura que logre abarcar sus propias latitudes, como los ríos. O no, en su lugar extenderé mis raíces como las cuerdas de un cello y resonaré en otra ciudad: Bulgaria y las montañas – dice M – o Turquía, o Montpellier para tomar té y leer Letras y Memorias a la luz del ocaso.
IV.
Asimilaré la velocidad del vacío y me entregaré a la voz ajena. Me despojaré de la carga innecesaria y me lanzaré al océano de espaldas para navegar a la deriva, sin importar que la brújula se quiebre. Ya no importa el destino, sólo el acto de entrega. Se cumplirá otra profecía auto-declarada: seré viento.
V.
Caminé a través de una tierra vacía” – decía una canción el sábado a la tarde. Y quizás de eso se trate el último párrafo de la última etapa de dar a luz un libro: dar a luz para vaciarse, y vaciarse para seguir el camino. Es necesario el temblor para vaciar, y también lo es para volver a engendrar.

Imagen: tumblr.com

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos