Ayer fue un día de paz, en el que las agujas salieron a pasear y no volvieron. Mejor así.
Y en mi casa, de la puerta para adentro, el patio; la luz del sol de tarde tiñendo en cuotas los muebles de mi patio; de las puertas para adentro.
Ayer fue un día camomilla; y el vapor del té de atardecer empapando en cuotas las facciones de mi rostro; de los labios para adentro. Después, la caída del sol; los imperios que ceden a la noche; el color de las verduras preparando su sabor para la cena; la mezcla; los aromas escabeche de la infancia.
Ayer, una nota que caló hondo. Ayer, El arte de respirar, y París; sus canciones con efecto perdurable; los pianos; las cuerdas; la mezcla de sonidos; los colores de la música. Pensar en los pequeños momentos, los instantes que hacen de cada día, un día circular, con X cantidad de instantes-perfección.
Ayer el confort de mi almohada abrazando mi cráneo, entero, de afuera hacia adentro; aportando el calor del sol de tarde a mi lista de instantes-perfección; haciendo inventario:
* Los rayos de sol en el verde del aloe.
* La metamorfosis del sahumerio: de varilla, a perfume, a ceniza.
* El vapor del té.
* La calidez de una taza entre las manos.
* La capacidad de adhesión de los sonidos a la piel.
* El sabor del jazz.
* El aroma a tostadas recientes.
* La levedad de las texturas arándanas en el paladar.
* La destreza de las gotas de agua cálida sobre mi silueta.
* La fragancia a escabeche.
* El perfume de sábanas vírgenes.
* La evolución de mi acolchado a síntesis de nube.
* Los ojos cerrados hasta el día siguiente.
* El privilegio de volver a despertar.
Hoy, una lista de canciones; inventarios-sensación; y respirar en 3, 2, 1…
BONUS TRAILER
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos