“Escribir es sondear y reunir briznas o astillas de experiencia y de memoria para armar una imagen.”
Juan José Saer
[…] DespertaresUn concepto con alma de gigante. Cuatro sílabas que cargan con tanto camino, tanto, que hasta podría renombrarlas. Sí, en mi diccionario… “Despertares: Dícese de la palabra mochila que se emplea para describir la intensidad de los instantes diarios; sinónimos: consciencia plena.

Y yo también llevo mochila. En ella voy guardando poemas, notas, extractos de publicaciones espejo que ponen mis sentidos en ebullición: “conectar con el placer del trayecto“, “todo alrededor mío sucede con espontaneidad.

Me desperté en el mes de agosto pasado, después de una larga siesta, 26 años de siesta. “Despiértame cuando pase el temblor” decía Cerati; el mío fue un sismo de los más fuertes. Pero estoy, pero sigo, abrí los ojos. Me fui desperezando y me volví pájaro por un día; estiré los brazos las alas y me permití conectar con la naturaleza, hicimos el amor en una postal de viaje en micro. Caí estrepitosamente para volver a subir con la potencia de mil soles, llevando el néctar de los pequeños momentos debajo de un brazo, y la capacidad de sentir bajo el otro.
Hace casi 9 meses sentí la paz vibrar dentro de mí, la sentí rebotando en mis paredes de casa-niña, inundándome las porciones, empapándome entera. 
Sol dentro de Sol, adentro de Sol, como una matryoshka. Todos mis estratos conciliados. Fuego, espacio, universo. El mar, las olas, el amanecer; las canciones que me trasladan sin jet lag a lugares en los que fui feliz hacen eco en mi presente, amenizando la estadía en la inmensidad de mis campos. Mucho por explorar, mucho por recorrer.
…Y todo gracias a ese temblor, una escultura que el destino decidió sembrar en mi camino por alguna razón. Enormidad, perfección breve, equilibrio… EQUILIBRIO, esa palabra. La leo, la releo, la pronuncio, me escucho; ando ganas de inventarle un hermano gemelo…  y me digo “Sí, ese, es ese: CORAZÓN.”

ANTESALA DEL LECTOR:
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

3 Comments

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos