“It began slowly. An appreciation, an affinity”.
Maggie Nelson 


Día 3.
Leo Bluets de Maggie Nelson. Me detengo en la palabra lover. Pienso en cómo lo social castiga con su huella a la palabra. Amante es una herida abierta.
Me pierdo en el idioma anexo. Siento que me fue dado antes de nacer. Me deslizo entre la fonética de las palabras con dulce placer pausado y repentina ambición: the deepest blue, the bluest blue, literally leaked blue, it began slowly…

*
Comenzó lentamente. Llenó mis cavidades. Llenó mi boca de criaturas del aire. Punzante, decidió ser algo más que un calor claro. Quiso venir sobre mí. No pude negarme.

*
Ayer le dije a Jota: “Es una transformación tan grande, ni siquiera mis viejos la hicieron”. Lo digo sin saber si me refiero específicamente a La Casa, o a la vida.
Le envío una foto de la pared imperfecta del living a Lee. Él dice que a primera vista parece un planisferio. Respondo: “De hecho sí, lo parece”. “Vemos lo que somos”, pienso.
La Casa crece. Desnuda su blanco y expone los espacios que van hasta el hueso. De alguna manera, también estoy creciendo sigo creciendo yo.


Esta entrada del diario pertenece al desafío “30 días de escritura” de Maitena Caimán.
Imagen: STUDIES FOR SIDEWALK KINTSUKUROI
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos