I.
La inquietante sensación de sentir como nuestro corazón late.
Mi mano se posa sobre el pecho sólo para verificar que aún sigo con vida.
Siente el pulso también, al ritmo de los pájaros
y la noche sin estrellas.
Esta noche Pizarnik hace que cesen mis pasos
para ahogarme en un charco
de poesía
de lodo
de arena movediza
Así estoy hoy:
inmóvil.
II.
La tristeza del constructor de paredes.
He pasado mi vida rodeándome de muros.
Espera,
esto lo he escrito en mi diario;
pero no importa.
No me importa repetirme porque,
aún inmóvil,
comienzo a derrumbar mis propios muros
con la dulce tristeza de la muerte
de la oruga
que se convierte en mariposa.
III.
Mira,
no sé nada de latín pero he encontrado esta palabra:
Una página dice que significa “vagabundo“.
La mujer animal que habita en mí se reconoce
en una palabra en latín
sin saber nada de latín;
pero (no) importa,
tan-poco.
IV.
Onism:
La sensación de estar atrapado en un solo cuerpo, que es capaz de vivir en un solo lugar a la vez“.
Han inventado una palabra para esta sensación.
Digo:
en ocasiones mi cuerpo es mi cárcel, 
sobre todo los días de lluvia
y las noches Pizarnik
en las que estoy inmóvil
inerte
incipiente conmigo;
duelando la muerte
de la oruga
que se convierte en mariposa.
V.
Me escribiré desde la cárcel.
Escribiré la ventana
la tierra
el fuego
las ciudades
las cartas
los dedos
los jugos
la voz
el eco
la voz.
La derrota de los muros.
Escribiré la mariposa.

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

2 Comments
  1. Un comentario al pasar: vos seguís llenando tus textos de enlaces y de citas y yo entro a leer un poema y termino perdida en sitios a los que nunca creí que iba a llegar, enamorada de imágenes y de poetas que nunca pensé que iba a cruzar.
    Así no hay "diez minutos en blogger y vuelvo a mis obligaciones" que valga.
    Eso nomás.

    (Me voy a chusmear todos los enlaces que conseguiste que abra y vuelvo al blog ja!)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos