I.
Hoy voy a hablarte como una mujer sin restricciones:
El mundo me penetra,
el mundo se filtra por debajo de mi piel.
El mundo me sacude en varias direcciones,
se acuesta conmigo en 64 posiciones.
Y cuando digo el mundo me penetra,
digo: el mundo, adentro mío.
II.
bitter: adj. Figurative (piercing, harsh) 
Tinta corrida.
Papel de calcar.
Frase perdida que aloja diálogos de amor con las ciudades
en el vientre,
y en el vientre 
historias de muerte y hospital.
III.
La curiosidad es un estímulo que me devuelve a la vida,
y cada vez que me detengo a admirar los aviones en el cielo 
es porque estoy inventándoles destinos.
Me pierdo en callejones que no responden a los mapas,
y los suelto, 
suelto mapas como una forma de librar-me al azar.
IV.
sweet: adj. (air: clean)
Mujer.
Labios de selva
y deseo 
y amor.
Muchacha de viento y papel.
V.
Hoy voy a hablarte como una mujer sin restricciones:
No puedo prometerte un futuro
ni una vida de certezas;
pero puedo prometerte el poema de nosotros
antes, durante y después del temporal;
y un hogar entre las sábanas;
y una clase de cartografía a lo largo de tu espalda,
y un refugio en dónde puedas convivir con tus fantasmas.
VI.
El mundo me atraviesa,
y ya no hay vuelta atrás;
pero esto es lo que soy:
el aire limpio,
el viento que taja;
la rosa con espinas
que escribe como una forma de sangrar:
para vaciarse.
VII.
Hoy voy a hablarte como una mujer sin preocupaciones:

Imagen vía Pinterest

***
Vertical Lips será dos poemas en uno;
una secuela que tomará significado a través de tus ojos:
el efecto, la continuación o quizás ambos,
como los jueves y los viernes.
La contraparte de este poema:
Vertical Lips #4: Bittersweet
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

2 Comments
  1. Aunque esté en silencio… no falté a la cita de los viernes, sólo que lo hice un día después… El día #3 es una mierda. En el día #4 vuelvo a amar. ¡Pero a vos te quiero siempre!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos