A la vida después de la muerte.
A la memoria del tacto.
A la forma de conjugar cartas a mano.
A las esquinas que destilan amores clandestinos.
A las excusas que invento para avalar mi cobardía.
A la novia de blanco.
A la madre antes de los 30.
A mi ansiedad.
A mi adicción por el orden.
A mis prejuicios contra Praga.
A mi contradicción de pertenencia.
A mi sed de perfección.
A la culpa.
A lo que me costaba soltar.
A las historias que no fueron.
A los calendarios.
A los itinerarios.
A las fronteras…


Escribiré una carta a todos mis fantasmas.
Prenderé fuego (los).
Dejaré que el viento haga su parte.
Escribiré mi primera canción,
aquella que nace desde el centro.
Germinar y engendrar serán sinónimos,
al menos en mi vientre.
Divulgaré las cenizas en el mar con una palabra:
ARDAN.
***

Este es el primer capítulo de 12. 12 Mandamientos. 12 extracciones de sangre. 12 respiraciones boca a boca. 12 poemas, o no, 12 textos que buscarán su propia forma y la encontrarán en tus ojos. 
Hasta el próximo capítulo,
S.
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

2 Comments
  1. Empezó como empiezan casi todas las cosas geniales: sin querer. Hice un comentario en una publiacción de InspiraMundo y me recomendaron tu libro. Googleándo encontré tu blog (un blog) (y desde ese, otro) (y después otro). Y páginas de Facebook. Y leyendo acá y allá llegué a un canal de Youtube y a una lista de reproducción de música que ahora suena en mis auriculares, con intérpretes y canciones que nunca había escuchado siquiera nombrar. Y de alguna manera terminé en este texto (¿poema?) que subiste hoy y que enumera un montón de los que también son mis miedos y que, por algún motivo, todavía no me animo a soltar ni a hacer arder.

    De más está decirte que me encantaron tus letras. Y que ya quiero leer los próximos 11 textos.

    PD: Que red enredada de medios sociales que es la tuya 🙂

  2. Sofi!! me dibujaste una sonrisa. Gracias, gracias, gracias por este comentario hermoso. Y gracias a las redes sociales y sus maravillas que nos permiten conectar a través de las palabras y la música, como en este caso. Abrazo enorme y seguimos leyéndonos 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos