– Hereje del calendario –
Dejaré que el día pose sus manos sobre mí.
Daré rienda suelta al color que se expulsa
de adentro hacia afuera:
la melodía nace desde el centro
luego de haber sido asimilada en las entrañas.
Prescribirán los relojes
y sólo utilizaré agujas 
para tallarme palabras sobre el cuerpo.
Dejaré que el día me resucite
en 10 canciones:

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos