¿Y qué hay de los primeros amores, de las primeras veces? ¿Qué pasa cuando volvemos a ver a esa persona que alguna vez hizo de nuestro mundo un mundo nuevo? Ni mejor ni peor, simplemente nuevo; ese micro-mundo que se crea cuando se encuentran dos personas demasiado distintas para ser posibles. 
Entonces, mundos imposibles de micro-mundos diferentes. Entonces, nosotros, que alguna vez nos convivimos la piel en una terraza de Buenos Aires. Nosotros que cada vez que nuestros caminos se cruzaron, forjamos un pacto con la clandestinidad.
Nosotros dos.
Hoy elijo escribir sobre vos porque la lluvia me da nostalgia, o no, quizás porque volví a verte. O tal vez, porque cada vez que volvés a aparecer devengo en terremoto, y me desarmo, y tengo miedo; miedo de volver a caer, miedo de querer volver a verte… miedo de mí misma.
Hoy es la primera vez que escribo sobre vos para que todos lean una porción de esta historia sin etiquetas, mi primera historia. Mi primera historia de corazón a la intemperie.

La revolución interna. La historia de nosotros.

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos