¿Y la poesía?
Y la poesía dice sí, hoy, como nunca.
La poesía brota por debajo de los poros,
reclamando su lugar en mi ventana.
Ventana de adiós.
Ventana de puntos finales.

La poesía salvación de lágrimas 
de amores en espera.
Ni todos los “no sé”.
Ni todos los “quizá”.
Todos los “jamás”
que me atrevo a dibujar en este día;
y todos los días de ahora en adelante.

La poesía con tendencia a lo romántico.
El romance de los no-romances..
Y las notas de ante-tardes
pasadas de cocción.

La poesía entre mis dedos,
escurriéndose, 
como vos, como yo, como todo.
La historia de nosotros 
sin nacer.

La historia de nosotros
abandonada en el orfanato de los versos.
Los puntos suspensivos -2.
Los finales no felices.
Las miradas azules
que hoy encuentran un ocaso.

¿Y la poesía?
Y la poesía dice sí, hoy, como nunca.
Para salvarme de vos.
Para salvarme de mí.

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos