Tengo una canción en mi cabeza. Tengo la frase de una canción en mi cabeza, y no deja de sonar, y me alegra que así sea: “Quiero que sientan lo que siento.
Frases… A veces siento que mi vida es una torre semi-construida con frases de terceros, frases que me inspiran a darle luz a frases propias, o a textos enteros, o a días consecutivos de escritura.
Hoy es un día de sacar cuentas sin números; sacar cuentas con frases. Entonces, escribo: 
– ¿Y la plata?
– ¿Y la paz?
Frases… Mi vida entera es una torre de frases con estratos de interrogaciones que hacen bien al corazón, y no tanto a la cabeza. Entonces, escribo:
– Estás loca.
– Mejor así.
En mi torre, la paz y la locura son vecinas. Se llevan bien. Les gusta vivir anexas.
La paz: la paz de detenerse, no a pensar, sino a sentir y escucharse. La locura: la locura de actuar desde adentro, desde lo que uno siente. Locura inentendible para ciertas miradas, locura necesaria para mí; locura que me lleva hasta la puerta de la paz, timbre 1000 veces infinito “A” (de adentro). La luz que nace desde adentro y me abre paso a miedos nuevos, energías nuevas; finales que dan luz a nuevos comienzos.
Mi torre… Yo, puente. Las frases y las palabras. Una temporada de conversaciones conmigo intentando convencerme de que era lo incorrecto hacer lo que sentía. Y es que a la hora de tomar decisiones de las grandes, de las que giran el tablero a tu favor, uno suele ser su propio contrincante, atándose a prejuicios ajenos, juzgándose desde un estrado kilométrico-años-luz.
Hoy es un día de sacar cuentas de estadios. Me separo del pasado, me llevo lo que sirve y lo demás lo dejo atrás; descargo mi mochila para sentirme más liviana. Doy un paso al costado y veo las baldosas que avancé (baldosas flojas como decía en otro post). Sonrío. Sonrío porque este es un tramo producto de mi propia decisión. Sonrío por haber aprendido a rodearme de energía que es fuerza, potencia, intensidad. Sonrío por los despertares. Sonrío por otros que también quieren que sientan lo que sienten, y aún más, se animan a vibrarlo.
Frases… Somos letras. Mejor escribir frases que valgan. Mejor textos que ayuden a crecer. Mejor los libros; mejor las frases que empalman… Porque después de todo: La unión hace la fuerza (otra frase).

La vida está hecha de oportunidades

Música para los sentidos

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos