Meteorología:
Rama de la física que aborda los fenómenos que ocurren en la atmósfera incluyendo, entre otros aspectos, los intercambios de energía con la superficie, las reacciones químicas, los fenómenos eléctricos y los efectos ópticos (arco iris, espejismos, halos en el Sol y la Luna).

El pronóstico anuncia que mañana va a hacer frío. Como lo anunció ayer, y probablemente antes de ayer (lo sabría si mirara el noticiero). Pero el pronóstico no sabe de nosotros.

El pronóstico no sabe de los ojos huracán, ni conoce a las palabras mestizas, ansiosas de cruzar de vereda sin mirar si vienen autos. 
El pronóstico no sabe de los bandos vos y yo; de los besos a la altura, ni los tiempos arrebato. 
El pronóstico no sabe de los verbos que atormentan el amague. No sabe del desorden que habita en esta casa cerebelo-corazón.
El pronóstico no sabe de pronósticos. El pronóstico, hijo único; se perdió de los abrazos fraternales, porque el único pronóstico es que, al tratarse de nosotros, no hay pronóstico que valga.
.. Y mañana va a hacer frío. Y mañana habrá tormenta, como todos estos días de uno más uno son dos. Mañana va a hacer frío del edificio para afuera. Mañana va a hacer frío en los tranvías que no llegan a destino, con cargas abruptas de sensaciones propensas al choque.
Mañana, las murallas contención de represas agua ardiente que nos salan el deseo. 
Mañana los desastres naturales, cataclismos zodiacales de planetas que se mezclan en des-órbita, y giran, y se rozan las elipses.
Mañana el nacimiento de doctrinas que se anulan las creencias, también ansiosas de cruzarse de vereda sin mirar si vienen autos, aviones… o incoherencias.
Pero un pronóstico certero anda ganas de ser obvio: mañana habrá un incendio, como todos estos días de uno más uno son dos… con las ganas de ser uno.


sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos