“En un beso, sabrás todo lo que he callado.”
– Pablo Neruda  
¿Cómo describiríamos el beso perfecto? Posiblemente no nos alcanzarían las palabras o, por el contrario, quizás algunos podrían sintetizarlo en una sola frase.
Cada vez que pienso en besos, inevitablemente (y tal vez a causa de mi cinefilia) se me vienen a la mente algunos de los besos de película que, en mi opinión, son los más memorables. Ésto me lleva a pensar simultáneamente en cuáles son los ingredientes necesarios para que ese beso emerja y, lo que es más importante, fluya.

La magia y la química van de la mano desde el comienzo de los tiempos (aunque pueda sonar pre-históricamente trillado). Está claro que sin estos componentes, que sirven de base para edificar todos los niveles que propician el beso, la probabilidad de beso sería nula.
En una segunda instancia encontramos la mirada, ese aliado indefectible que se planta como un elemento revoltosamente elocuente, ocasionalmente desterrando por completo a las palabras.
Finalmente, como causa y efecto de los anteriores, se hace presente el deseo. El deseo hace que dejemos de ver para empezar a mirar., y a su vez, es el deseo el que actúa como fuerza de tracción que hace posible el nacimiento de un beso. El deseo es el derivado sin destilación de la magia, y es reacción química en su estado más puro.
El beso conforma la forma de expresión más sincera de todos estos componentes: es la materialización del deseo, producto de la magia, derivado de la mirada, y resultado de una química, con suerte, ascendente.

Pero aún habiendo hecho este seguimiento, no puedo evitar preguntarme: ¿Existe el beso perfecto?… Si no podemos responderlo, al menos vale la pena imaginarlo.
Images: tumblr.com
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos