Oh 60s, Sweet 60s! Anna Karina has been added to my ‘favorite style icons’ list ever since I saw her in Une Femme est Une Femme. Her gorgeous hair cut, flirty make up and, above all, her hair accesories made me feel completely related to her style, and since I’ve been almost obsessing over the 60s, I just had to write a post about her.
Between red sweaters, cardigans, pencil skirts and peter pan collars, Anna was able to adjust some of the most relevant decade’s trends to her unique style. She represented the perfect middle point between Audrey Hepburn and Brigitte Bardot: 40% stylish, 20% femenine, 15% flirty, 15% naive and 10% famous.
With provocative cat eyes, a distinctive fringe and a talent for acting, Anna Karina made of each of her characters a different icon… ones whose style is amazingly still current.

60s, Dulces 60s! Anna Karina es una de las más recientes inclusiones a mi lista de “Style Icons  favoritos”, justamente desde que la vi en Une femme est Une femme. Con un impecable corte de pelo, un magnífico ensamble de maquillaje, y una elección de accesorios para el pelo infalible, esta actríz logró que me identificara ineludiblemente con su estilo, por lo cuál (y considerando que estoy casi obsesionada con estilo años sesentas) me ví casi en la obligación de dedicarle un post.
Entre sweaters rojos, cardigans, faldas y cuellos Peter Pan, Anna contaba con la maravillosa habilidad de ajustar las tendencias de la década más relevantes a su propio estilo, representando . el punto medio perfecto entre Audrey Hepburn y Brigitte Bardot: 40% sofisticada, 20% femenina, 15% coqueta, 15% ingenua, y el 10% famosa.
Con un provocativo delineado cat eye, un flequillo distintivo y un talento innegable para la actuación, Anna Karina transforma a cada uno de sus personajes en un ícono diferente … con un estilo que increíblemente sigue vigente.

Images: tumblr.com
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos