Se han ido las ganas de huir y de perderme los trenes. Se ha caído la valla y el calor de mis manos ha disuelto los muros de hielo y de cal alrededor.
Ayer por la noche se ha encendido el corazón y se derramaron los mares por encima de mi pecho. Lentamente me convierto en una mujer hecha de agua, hecha de tinta, hecha de voz; una mujer hecha de amor. 
Amor, te envío amor donde sea que estés. Sin prejuicios, ni pretextos, ni agonía. Abro las manos, me suelto y doy gracias por las olas, la muerte y los pétalos de sal. Doy gracias por el barro, las huellas y los mirlos que han venido a visitarme entre diciembre y enero. Doy gracias por los vuelos de papel y las venas del país que me ha visto nacer. 
Doy gracias por las casas: los cuadernos, la música, la leche y el café, los jazmines, el viento, la tinta, la poesía y el amor. Doy gracias por los besos y las ventanas que me han visto amanecer. 
Te escribo deslumbrada por tanta gratitud que ha venido a buscarme para traerme a la vida. Te escribo clonando palabras de otras bocas y otros dedos; releyendo las palabras de la hija de hace tres años atrás. Te escribo entre mariposas y sueños con serpientes; reposando en el eco de un lobo sueltolargos sueños en rapto, y notas azules que caen
“Y esto es así, música para mí.”
Para mí.
Para mí…
Que la vida se parece a la música. 
Una mujer hecha de música. Una mujer hecha de amor. Amor, te envío amor, sin pretensiones. Amor simple, que se desprende del cuerpo y se trepa al aire frío de mayo para llegar hasta vos. Y sé que nos pasamos de momento y ocasión… Pero aun así… Aun así, me abro al medio como tierra que se parte luego del temblor y desde el núcleo… 
Te envío amor.
sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos