“Concision in style, precision in thought, decision in life.”
– Victor Hugo 
She’s like the wind.” Every time I think of Juliette Binoche, my head is subjected to a neverending storm of adjectives, a rainy commotion of ideas. 
The decision to write about her came to me rather as a task that was scheduled a while ago, somewhere in my subconscious. 
The starting point was watching Three Colors: Blue (Trois Couleurs : Bleu). It was then when I finally realized how much I admired her talent: thanks to a film in which she acts as its undisputed center of gravity. 
I began to recall the films I had seen her in, and suddenly everything made ​​sense: she’s not only talented, but ingeniously bold. Her innate magnetism encloses her silhouette  in pure sophistication, inviting us to the gates of a world for which she’s the only one holding the key. 
Comedy, drama, love stories, heartbreak stories… they all bound together into the same curves, they all leads us to the same destination … The woman from Paris that’s here to stay.
“Concesión en el estilo, precisión en el pensamiento, decisión en la vida.”
– Víctor Hugo
Ella es como el viento.” Cada vez que pienso en Juliette Binoche, mi cabeza es sometida a un temporal de adjetivos, un torrencial de ideas. 
Decidirme a escribir sobre ella surgió más bien como una tarea que tenía agendada hace rato en algún rincón de mi inconsciente. 
El punto de arranque fue haber visto Trois Couleurs : Bleu (Tres Colores: Azul). Fue entonces cuando comencé a percatarme de cuánto admiraba su talento, gracias a un film en el que ella actúa como centro de gravedad indiscutible.
Empecé a rememorar las películas en las que la había visto y de repente todo tuvo sentido: no sólo es talentosa, sino versátil y audaz. Su magnetismo innato envuelve su silueta en sofisticación pura, y su mirada nos invita al portal de un mundo para el que sólo ella tiene llave.
Comedias, dramas, historias de amor, historias de desamor… todas confluyen en las mismas curvas, convergen en el mismo destino… La mujer de París que llegó para quedarse.
Images: tumblr.com

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Categorías

 

“Palabra por palabra y minuto a minuto; querer tocar”
—Robin Myers— ❧

Archivos