Diálogos vespertinos

28 de junio.

Vuelvo a la poesía para recuperar la bruma.

____

“Leo para agazaparme en el lenguaje, que es la madre sustituta.

O la lengua, la madre de todas las madres.”

María Malusardi

 

____

En la noche, las palabras
con su fuego, me habitan.
La noche se mueve, y ardo
en ese movimiento, incierto.

Martina Benítez Vibart

 

____

The flowers in a breathless rush break through;
If one has collapsed, then out spring two,
Insatiable for things to do.

Elizabeth Smart

 

____

(…) Mi abuela una vez me dio este consejo: “Cuando los tiempos sean difíciles, avanza en pequeños pasos. Haz lo que tengas que hacer, pero hazlo lentamente. No pienses en el futuro ni en lo que pueda pasar mañana. Limpia los platos. Limpia el polvo. Escribe una carta. Cocina sopa. ¿Ves eso? Sigue adelante, paso a paso. Da un paso y luego haz una pausa. Toma un descanso. Valórate a ti misma. Da el siguiente paso. Luego otro. Apenas lo notarás, pero tus pasos se harán más largos. Hasta que llegue el momento en que puedas volver a pensar en el futuro sin llorar.”

Elena Mikhalkova, fragmento de “La habitación de las llaves antiguas”

 

____

El que no conoció el mar
y no lo añora
crece tal vez
en un mundo finito
palpable

Viviana Abnur

 

______

1. MEMORIA GLACIAR

Allá, a lo lejos,
cuando el invierno era solo una promesa,
observamos juntos
desprendimientos únicos.
El aire a nuestro alrededor,
ligero y helado,
nos acercó lentamente
una verdad luminosa.
Deseé, aquel día,
que la escena impregnase
el cuerpo,
mi débil memoria
compuesta de imágenes.
Deseé que el poema
se hiciera lugar entre los huesos:
un tesoro
a ser rescatado
más adelante.

 

2. VÉRTIGO DE AMOR

Siento una cobardía dulce
cuando estoy frente al mar
y su impulso avanza
llamándome.

 

3. ARTIFICIOS

“escribir es esperarte”, dice Mireia Calafell. Quisiera saber, entonces,
si escribir con vos al lado es realmente escritura.
¿Palabras al viento, quizás?
Alguna que otra frase tímida.
Intimidad compartida
en la fugacidad de la tarde.
Lluvia que todo lo arrasa,
menos el beso del día:
un plato caliente,
caricia espontánea
de amor.
¿Palabras de invierno?
Formas de inventarle un nombre a las cosas,
enunciar para no olvidar.

Escribir es recordarte,
aunque estés cerca.

 

 

Imagen: Aino Kannisto

sol

A los 10 años encontró refugio de la ciudad de la furia en una máquina de escribir. Más tarde conectaría con la escritura de viajes en un intento de traducir la mirada poética sobre el mundo que la rodea. Desde entonces, se ha alejado y ha vuelto a la poesía como quien vuelve a los brazos del amante: buscando calor.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.